• Juzgadoras y juzgadores nacionales e internacionales intercambiaron experiencias sobre mejores prácticas de juzgar con perspectiva de género.
  •  Juzgar con perspectiva de género implica identificar estereotipos y reconocer las desigualdades que han colocado a las mujeres, en un plano de desventaja: Luis María Aguilar Morales
  • Tenemos la convicción de hacer transitar la igualdad del discurso a la realidad, a través del ejercicio de la función jurisdiccional: Margarita Luna Ramos.

El pasado 10 y 11 de septiembre se llevó a cabo por tercer año consecutivo en la Ciudad de México el Encuentro Internacional Juzgando con Perspectiva de Género: Cinco Continentes por la Igualdad, organizado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y el Comité Interinstitucional de Igualdad de Género del Poder Judicial de la Federación, presidido por la Ministra Margarita Beatriz Luna Ramos. El encuentro reunió a más de 450 juzgadoras y juzgadores mexicanos del fuero federal y local, así como del extranjero, entre los cuales se contaron representantes de países de los 5 continentes.

El Ministro Presidente de la SCJN y del Consejo de la Judicatura Federal, Luis María Aguilar Morales, destacó que juzgar con perspectiva de género implica identificar estereotipos y reconocer las desigualdades estructurales que han colocado, preponderantemente, a las mujeres, en un plano de desventaja, no solo en la vida diaria, sino incluso al momento de iniciar o defenderse en un juicio. “Para avanzar, un primer paso, sin duda, es el conocimiento de los derechos, pero aún más importante es instrumentar todas las acciones necesarias para su ejercicio pleno. Y en ello el poder Judicial juega un rol trascendental.” Se refirió a la relevancia de estos encuentros, en los que no sólo se hace un recuento de lo avanzado, sino que se va fijando la ruta por venir, mediante el análisis de sentencias en las que se refleja la capacidad de transformación que el Poder Judicial puede llegar a tener en la vida de las mujeres, las niñas y las adolescentes, pues los últimos cambios se han dado a partir de sentencias, jurisprudencias y nuevos criterios de interpretación.

” Para avanzar, un primer paso, sin duda, es el conocimiento de los derechos, pero aún  más importante es instrumentar todas las acciones necesarias para su ejercicio pleno”
Luis María Aguilar Morales

En este mismo sentido se pronunció Margarita Luna Ramos, al señalar que se trata de problema que atañe a todos y al mismo tiempo, una exigencia mayor para todos los juzgadores, el hacer vigente el principio de igualdad y no discriminación. “Debemos entender que el respeto a los derechos humanos tiene sólido cimiento en la igualdad, y luchar día a día para que nuestros veredictos sean la expresión de este valor.” La Ministra refrendo el compromiso de los jueces por prepararse cada vez más para advertir con fluidez durante su quehacer jurisdiccional, desigualdades y prejuicios antes escondidos a la sombra de una herencia cultural, y entender el reto que sus decisiones pueden tener en la transformación de la realidad social. Tenemos la convicción, señaló de hacer transitar la igualdad del discurso a la realidad, a través del ejercicio de la función jurisdiccional. El objetivo, dijo es abonar a un mejor futuro para heredar a las nuevas generaciones un mejor país en el que prevalezca la igualdad e impere la justicia.

Luna Ramos recordó, como lo hizo el Ministro Presidente, que desde 1974, cuando se incorporó en la Constitución mexicana el principio de igualdad entre el varón y la mujer, se impulsaron y produjeron muchos cambios legislativos en distintas materias. Aunque no fueron suficientes para lograr la igualdad sustantiva, comentó, las grandes desigualdades económicas y, sobre todo, los patrones culturales ancestrales, han mantenido buena parte de la desigualdad. Indicó que, pese a los cambios legislativos, la práctica demostró que, en los hechos, no se habían provocado los cambios estructurales y fácticos necesarios en lo social, en lo político y en lo económico. “Aunque el Derecho quisiera igualar desde la norma, los casos específicos en la realidad reflejaban las desigualdades que no sólo no habían desaparecido, sino que podían exacerbarse al ser planteadas en un juicio”. Por ello, dijo,fue necesario empezar a distinguir entre igualdad formal e igualdad sustantiva, a fin de reducir, con acciones concretas, la distancia entre una y otra. Luna Ramos, aseguró que, en este sentido, se han dado pasos firmes, pero el mayor impacto se logró cuando se hizo efectivo el acceso a la justicia y comenzaron a generarse precedentes a partir de casos concretos en las diferentes instancias de los poderes judiciales.

Al realizar una retrospectiva del trabajo realizado, la ministra destacó que los encuentros anteriores les han permitido constatar la utilidad que tiene el análisis de sentencias para identificar las mejores prácticas que se generan en distintos tribunales. “Es un trabajo puntual que jueces y magistrados pueden lograr mediante el intercambio de experiencias”. Es así dijo, que, a partir de la discusión seria, profunda e informada, se identificaron los puntos clave de las sentencias que, independientemente de si se tratase de la materia familiar, laboral, penal, procesal, constitucional, administrativa, electoral, mercantil, agraria o civil, reflejaban alguna asimetría en razón de género. Con orgullo compartió con los asistentes que cada año es mayor el número de resoluciones seleccionadas. “Da gusto que argumentativamente se pueda identificar también un incremento en la calidad de los fallos analizados.”

La Presidenta del Comité Interinstitucional de Igualdad de Género del PJF, señaló que encuentros previos han mostrado lo importante que es identificar los prejuicios que en las distintas ramas del derecho se presentan y que han colocado a mujeres y hombres en posiciones de desventaja por los roles socialmente asignados.  “En manos de las juezas y los jueces está ya no contribuir a perpetuar las desigualdades.” Refirió que si bien el avance se ha venido dando paulatinamente, no se ha logrado con la velocidad deseada.

De ahí el implementar acciones permanentes de capacitación y sensibilización, por eso, el valor de los encuentros como el de Juzgar con Perspectiva de Género, eventos en los que no sólo se haga un recuento de lo avanzado, sino que permite fijar rutas hacia adelante mediante reflexiones en conjunto. “La meta se perfila muy clara: eliminar los obstáculos que las mujeres enfrentan por el sólo hecho de ser mujeres, o aquellos que tienen impacto en algunos hombres por haberse roto los roles tradicionales.” Estos comportamientos, reveló, son muy arraigados, difíciles de vencer, pues vienen desde que antiguamente se asignaron de manera diferenciada y machista a ambos sexos, atendiendo a lo que se consideraba conveniente al desarrollo de cada uno en los ámbitos público y privado.

“La meta se perfila muy clara: eliminar los obstáculos que las mujeres enfrentan por el sólo hecho de ser mujeres.”

Margarita Luna Ramos

Por esta razón, algunos hombres también han considerado restringidos sus derechos en ciertas materias, por ejemplo, tratándose de guarderías o pensiones, señaló la Ministra. Ha sido tarea del Poder Judicial decidir cuándo no es necesario hacer diferenciaciones o cuándo hay que marcarlas para evitar un trato discriminatorio, aseveró. Por desgracia, sostuvo, la mayor participación de la mujer en la vida económica y política ha generado, nuevos esquemas de violencia hacia ellas que antes no se presentaba y no se había hecho tan visible como ahora: con la violencia física, la violencia económica, la violencia política o la violencia institucional, que se da todos los días y que, en el pasado, se inhibía porque no había incentivos, sino más bien desincentivos para la denuncia.  CEDAW y Belem do Pará, destacó Luna Ramos, han sido la guía contra la discriminación y la violencia contra las mujeres y, afortunadamente cada vez más, los referentes internacionales de protección e igualdad de género son más empleados por los distintos operadores jurídicos. Destacó el peso que tienen las convenciones en el trabajo de juzgar bajo una perspectiva de género, al señalar que, de comenzar con la sola referencia a las Convenciones, se pasó al punto donde con mayor frecuencia, como hoy en día, estas referencias aparecen en el sustrato de la argumentación de quienes promueven y, consecuentemente, en las consideraciones con que se construyen las decisiones de quienes resuelven.

 

Con este tipo de eventos, resaltó, se busca que los avances alcanzados en ciertas regiones del mundo se repliquen en el resto de los continentes a partir del diálogo entre impartidores de justicia. “De la energía colectiva que se genera y conjunta en foros como éste únicamente pueden derivar resultados positivos. No olviden el potencial transformador que tenemos como juzgadores, el referente que somos para la sociedad en su conjunto y nuestro significado como aliados de las mujeres en el respeto de sus derechos.”

“La mayor participación de la mujer en la vida económica y política ha generado, nuevos esquemas de violencia hacia ellas que antes no se presentaba”

Durante su mensaje, la Consejera de la Judicatura Federal, Martha María del Carmen Hernández Álvarez, detalló que este encuentro tiene como principales objetivos compartir las buenas prácticas con juzgadores de otras competencias y jurisdicciones, así como conocer los avances de la introducción de la perspectiva de género en las decisiones jurisdiccionales, a fin de cumplir la tarea de impartir justicia con respeto irrestricto a los derechos humanos, desde una perspectiva que no privilegie al hombre o a la mujer bajo ningún aspecto.

La Magistrada Janine Otálora Malassis, Presidenta de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), destacó que el enfoque de género e interculturalidad es indispensable para impartir justicia. “La dimensión cultural, económica y política de la justicia permite reparar las injusticias de la exclusión, así como adoptar decisiones que reconozcan como personas a quienes se les han restado o negado subjetividad a partir de su sexo, etnia género, religión, preferencia sexual, situación migratoria, edad, capacidad diferente y nacionalidad”, puntualizó

El encuentro se desarrolló mediante una dinámica que combinó mesas de trabajo para analizar sentencias en diferentes materias, conferencias magistrales y paneles. Asistió, una importante delegación de la Asociación Internacional de Mujeres Juezas que encabeza la jueza Susana Medina de Rizzo, Presidenta del Consejo Ejecutivo de la Asociación, quienes celebrarán en nuestro país la Tercera Reunión Regional de América Latina y El Caribe.

Acompañaron en el presídium al Ministro Presidente Luis María Aguilar, los Ministros Norma Piña Hernández y Eduardo Medina Mora, presidentes de la Primera y Segunda Sala del Alto Tribunal y Javier Laynez Potisek, la Presidenta del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, Janine Otálora Malassis y las Consejeras de la Judicatura Federal Martha María del Carmen Hernández Álvarez y Rosa Elena González Tirado.

CIUDAD DE MÉXICO, 10SEPTIEMBRE2017.- Janine Madeline Otalora, presidenta del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), durante la inauguración del Tercer Encuentro Internacional Juzgando con Perspectiva de Género.
FOTO: GALO CAÑAS /CUARTOSCURO.COM

 

 

Compártenos tus comentarios