Con motivo del doble reclamo que hizo el Gobernador de Chihuahua Javier Corral al gobierno federal, por la retención en diciembre de una millonaria partida presupuestal de la SHCP y la supuesta inacción de la PGR, en la orden de extradición de César Duarte, prácticamente se “subió al ring” con el Presidente de la República, desafiándolo con su Caravana por la Dignidad.

Lo extraño del caso es que esta marcha, programada para terminar en el zócalo de la CDMX, se esté presentando precisamente en plena campaña electoral y con un elevado porcentaje de descalificación al gobierno de EPN por la creciente inseguridad y corrupción que campean en todo el país y, particularmente, porque la acusación de la Fiscalía de Chihuahua en contra del ex gobernador Cesar Duarte, es un supuesto desvío de 250 millones de pesos de las arcas del Estado hacia el PRI, para la campaña de 2016, en la que resultó ganador Javier Corral.

A este enfrentamiento, entre Corral y la Federación, se suma ahora el reclamo del gobernador una supuesta maniobra para trasladar al ex Secretario General del PRI local, Alejandro Gutiérrez a una cárcel federal de Cd. Juárez, para liberarlo, con el argumento de que fue torturado en la Fiscalía de Chihuahua.

Artículo anteriorRegresan a México a Roberto Borge
Artículo siguienteMitos y realidades de la ley de seguridad interior
Es una revista de publicación mensual, de circulación nacional, con más de 14 años de presencia en el mercado. Nuestro objetivo, es difundir con veracidad y claridad la información más actualizada del ámbito jurídico, judicial y legislativo, para que, con un debate vanguardista y plural, podamos contribuir a la consolidación de nuestro Estado de Derecho y de un país democrático.

Compártenos tus comentarios