No cabe duda que los vientos electorales traerán varias sorpresas. La primera de ellas fue la extradición de Panamá del ex Gobernador de Quintana Roo, Roberto Borge Angulo, quien por más esfuerzos y recursos jurídicos que intentó en su defensa, fue extraditado y finalmente pisó suelo nacional.

Ahora deberá responder formalmente por los delitos de aprovechamiento ilícito del poder y por el desempeño irregular de la función pública, que en principio se le imputan. Borge Angulo apenas concluyó su administración y se dio a la fuga al igual que su séquito de cómplices, al que se suma su esposa.

Como su homólogo de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, no pudo evadir la justicia. Habrá que ver si la PGR del Sub Procurador en funciones, Alberto Elías Beltrán, logra un sólido caso sin pasar por las “pifias” que han sucedido con el veracruzano. ¿Por qué será que ambos ex gobernadores decidieron esconderse en Centroamérica y no escapar directamente hacia Europa o Estados Unidos?

Artículo anteriorSacude la SCJN a Ediles por Desacato
Artículo siguienteSe sube al ring Javier Corral con EPN
Es una revista de publicación mensual, de circulación nacional, con más de 14 años de presencia en el mercado. Nuestro objetivo, es difundir con veracidad y claridad la información más actualizada del ámbito jurídico, judicial y legislativo, para que, con un debate vanguardista y plural, podamos contribuir a la consolidación de nuestro Estado de Derecho y de un país democrático.

Compártenos tus comentarios