Lic. Luis Raúl González Pérez

Presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos

“Propone CNDH reforma para que cerca del 30% del monto total de los recursos destinados a los partidos políticos, conforme al presupuesto de egresos 2018, se destinen al FONDEN.”

La Comisión Nacional de Derecho Humanos (CNDH) fue una de las instituciones que de inmediato se aprestó a brindar apoyo a las víctimas de los sismos ocurridos en septiembre pasado. En entrevista con Foro Jurídico, su titular, el Mtro. Luis Raúl González Pérez, señala que se enfocaron en dar un seguimiento al trabajo de las autoridades para estar atentos a que todo el esfuerzo se lleve a cabo con pleno respeto a los Derechos Humanos.

El mismo día en que ocurrió el primer sismo, 7 de septiembre, relata, la CNDH puso en marcha distintas acciones para atender a las personas afectadas, especialmente en los estados de Chiapas y Oaxaca. Entre ellas, se desplegó un equipo de visitadores adjuntos para observar que la atención que se les proporcionara se realizara con pleno respeto a sus derechos fundamentales.

Con el propósito de dar continuidad y extender el alcance de las acciones de apoyo y acompañamiento en materia de asesoría jurídica, atención psicológica y contención emocional, destaca el Ombudsman nacional, en la capital del país, a partir del 19/S, se estableció, en coordinación con el Consejo Ciudadano de la Ciudad de México, un centro de atención telefónica para brindar estos servicios, las 24 horas.

González Pérez detalla que la CNDH, hasta el 17 de octubre había recibido más de 150 quejas relacionadas con las actividades de búsqueda y rescate en los inmuebles derrumbados y colapsados. A ellas se suman, entre otras, la prestación de servicios públicos, solicitudes de revisión de inmuebles con posibles daños estructurales; peticiones de trabajadores que refieren daños en las instalaciones de sus centros laborales y carecen de dictamen. Otras, relacionadas con seguros y esquemas de reparación, con la falta de coordinación entre las autoridades y la falta de información oportuna y adecuada para la población en general.

Por si fuera poco, detalla que también hay denuncias por el abasto o la distribución de los víveres la cual, presuntamente, se colocó en bolsas con logotipos de dependencias gubernamentales de algunas entidades. “A todas se les brinda el debido seguimiento, para lo cual se han formulado solicitudes de información a las autoridades de los 3 niveles de gobierno. Los visitadores adjuntos de esta Comisión Nacional han entrevistado a las personas agraviadas y afectadas para que aporten mayores datos, así como también se allegan de evidencias para integrarlas a los expedientes de queja.”

El titular de la CNDH comenta que en octubre pasado presentaron el Estudio de Protección Civil y Derechos Humanos, elaborado conjuntamente con la UNAM, en donde se establecen lineamientos dirigidos a las autoridades responsables, para garantizar la sobrevivencia de las personas ante situaciones de riesgo. Advirtió que, aunque todavía es temprano para aventurar conclusiones definitivas sobre los derrumbes provocados por los recientes sismos, se investiga la omisión, negligencia, corrupción y falta de aplicación de la ley, porque además de una afectación a la seguridad y patrimonio de las personas, hay quienes perdieron la vida. Los recientes desastres naturales evidenciaron la necesidad de consolidar esquemas que garanticen que las medidas que se han tomado para hacer frente a fenómenos naturales, tengan desde sus primeros momentos una perspectiva de derechos humanos, con el fin de propiciar que las acciones que se emprendan para prevenir, contrarrestar y remediar sus efectos, asuman como premisa básica e irrenunciable el respeto de la dignidad humana.”

Lo ocurrido en septiembre, advirtió Luis Raúl González evidenció la necesidad de revisar y actualizar los reglamentos de obras y construcciones, tanto en la Ciudad de México como en las demás entidades del país, para reforzar, dijo, su pertinencia, utilidad y, sobre todo, los mecanismos de seguimiento y supervisión. Además, advirtió que la protección civil no debe verse como tema meramente técnico o administrativo, porque la forma en que las autoridades den una respuesta real y efectiva, incidirá directamente en la vida e integridad, física y patrimonial, de los ciudadanos, así como en la vigencia o vulneración de sus DH. Si bien no es posible evitar que un fenómeno natural genere una condición de desastre, debe cuestionarse cuántos derrumbes fueron realmente inevitables y cuántos eran prevenibles si se hubiese actuado con responsabilidad y conciencia, si se hubiese observado y aplicado debidamente la normatividad existente en la materia y se hubiese contado con una sólida base cultural de prevención.”

Por lo anterior, consideró como urgente priorizar el destino del presupuesto público, para que sea acorde con la dimensión del desastre en costo y tiempo. “Propusimos a la Cámara de Diputados una reforma urgente al Artículo 4º Transitorio del Decreto en Materia de Desindexación del Salario Mínimo, a efecto de que el 30% del monto total de los recursos destinados a los partidos políticos, conforme al presupuesto de egresos 2018, sea destinado al Fondo Nacional de Desastres Naturales (FONDEN) para la reconstrucción y reparación de los daños de las víctimas de los sismos. Esta propuesta tiene como finalidad la racionalización del presupuesto público asignado a los partidos políticos para, con una perspectiva de derechos humanos que, en este caso, es propiciar condiciones en que sea posible la vigencia de los derechos que se vieron afectados, tales como vivienda, educación y salud, entre otros.” Se trata, explicó, de adicionar el siguiente párrafo al artículo en cuestión:

“Cuarto. … Cuando se presenten desastres naturales con repercusiones que impliquen destinar recursos extraordinarios para reparar integralmente los daños a las personas afectadas, el monto de financiamiento que corresponda a los partidos políticos se calculará únicamente tomando en consideración el treinta y cinco por ciento del valor diario de la Unidad de Medida y Actualización, y con la misma fórmula el cálculo que resulte del otro treinta por ciento se destinará para fortalecer el Fondo de Desastres Naturales.”

Finalmente destacó que además de la atención inmediata de la tragedia, se requiere implementar una serie de medidas preventivas de corto, mediano y largo plazo para asegurar que las personas afectadas tengan asegurados los niveles de bienestar mínimos acordes con la dignidad humana. “Si bien hay avances relevantes en materia de protección civil desde el sismo de 1985, lo cierto es que con el tiempo esas acciones pasaron de lo prioritario a lo rutinario, mientras que la conciencia del riesgo en que vivimos y la consolidación de una cultura de prevención quedaron en segundo plano”.

Luis Raúl González apuntó que los esfuerzos y acciones ante los desastres no deben ser reactivos, se requiere consolidar un sistema sustentado en una norma clara y pertinente, con instituciones fuertes y una cultura general de prevención de desastres que involucre a autoridades y sociedad para actuar con responsabilidad y anticipación. Esto ayudará, dijo, a reducir, en la medida de lo posible, las consecuencias de los fenómenos que se presenten.

Compártenos tus comentarios