Lic. José R. Padilla
Profesor de Derecho Constitucional, Garantías y Amparo en la Facultad de Derecho de la UNAM. @JoseRPadilla50

Es sabido que el Mando Único de Policía Estatal (MUPE) consiste en desaparecer todas las policías de los municipios y establecer una en cada Estado. Igualmente, estamos enterados que existen mil 800 policías o más en los 2 mil 500 municipios de la República y que es necesario reducir a solo 32 con base en este nuevo sistema concentrativo.

La procedencia de tal cambio se encuentra señalada en la fracción VII del artículo 115 de la Constitución mexicana, que, en su parte relativa, señala: VII. La policía preventiva estará al mando del presidente municipal en los términos de la Ley de Seguridad Pública del Estado. Aquélla acatará las órdenes que el Gobernador del Estado le transmita en aquellos casos que éste juzgue como de fuerza mayor o alteración grave del orden público”. Fracción que comprende 3 partes: a).- El mando de la policía preventiva está a cargo del Presidente Municipal; b).- Se encuentra con que debe ajustarse a la Ley de Seguridad Pública que emita el Congreso del Estado, y c).- Finalmente, la propia policía deberá acatar las órdenes que el Gobernador le trasmita en aquellos casos en que juzgue como de fuerza mayor o alteración grave del orden público. De ahí que dada la situación de semi emergencia en que se encuentra el país, resulte indispensable establecer el multicitado MUPE en las Entidades Federativas, a fin de que el Sistema Nacional de Seguridad Pública reciba una reafirmación en este sector estatal y municipal que comprende todo el territorio de la Nación. Ello, a fin de que tal sistema sea integral.

Existe una iniciativa presidencial en el Congreso de la Unión, que no ha logrado avanzar por falta de un decidido esfuerzo de Los Pinos, de Bucareli y de Buenavista, esto es, de la dirigencia del PRI, así como de los propios legisladores afines radicados en la Cámara de Diputados como en el Senado de la República. Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación, afirma que el “gobierno federal está siempre abierto al Mando Único”, por otra, el PAN y el PRD adoptan una actitud diferente. Por su parte, Luis Raúl González Pérez, el Presidente de la CNDH, advierte que es necesario la mejor forma para llegar a tal establecimiento, siempre y cuando no se afecten los Derechos Humanos, los cuales es indispensable garantizar. En donde sí se encuentra una verdadera decisión al respecto, es en la CONAGO, al grado que, los gobernadores acordaron proponer que el Mando Único sea elevado a nivel constitucional.

En varios estados y no pocos municipios, el sistema funciona. Como por ejemplo Morelos. Esta entidad ha dado mucho que hablar al respecto y se puede tomar como base para dicha implantación, dado que hasta el rebelde Cuauhtémoc Blanco, alcalde de Cuernavaca, ya lo aceptó. Lo cual gracias a los buenos oficios del Gobernador Graco Ramírez y Osorio Chong. Incluso, Alberto Capella, jefe de la policía morelense, manifestó ante el periodista Carlos Marín en Milenio Televisión, que, “no debe tenérsele medio al Mando Único de Policía Estatal, puesto que, en la ahora CDMX viene existiendo desde hace varias décadas y siempre ha funcionado bien”.

En síntesis

  1. La procedencia constitucional del Mando Único de Policía Estatal, es evidente. (Fracción VII del artículo 115 constitucional),
  2. Existe iniciativa presidencial, misma que es necesario seguir impulsando.
  3. No es conveniente dejar suelta a la oposición representada por el PAN y el PRD. Se requiere capacidad para tomar acuerdos.
  4. La CONAGO se encuentra decidida a luchar porque el sistema, incluso, sea elevado a nivel constitucional.
  5. Y no olvidar las sabias palabras del experimentado comandante Alberto Capella, respecto al Mando Único en la hoy CDMX.