Con el apoyo unánime de los diputados de la Asamblea Legislativa capitalina, José Ramón Amieva fue electo Jefe de Gobierno de la Ciudad de México para terminar el periodo de su ex jefe y amigo Miguel Ángel Mancera, quien renunció al cargo para buscar una posición en el Senado por la coalición Por México al Frente. Llamó la atención el reconocimiento que prácticamente todas la fuerzas políticas representadas en la ALDF hicieron sobre la trayectoria del Dr. Amieva como funcionario al servicio de la CDMX y sobre su gestión incluyente como Secretario de Desarrollo Social del gobierno capitalino, condicionando su apoyo a no involucrarse en favor de ningún partido en este proceso electoral y a esmerarse para culminar honestamente su encargo y entregar con toda transparencia la administración del GCDMX a quien resulte ganador en las elecciones del 1 de julio. Se le pidió también concluir varios pendientes que dejó su antecesor, especialmente los trabajos de reconstrucción de los inmuebles dañados por el sismo del 19 de septiembre. Al rendir la protesta de ley, el nuevo Jefe de Gobierno se comprometió a atender los asuntos pendientes que hay en una ciudad tan compleja como la CDMX, entre ellos la inseguridad, el abasto de agua y el transporte, temas que conoce de tiempo atrás, pues durante los últimos años fue Consejero Jurídico y de Servicios Legales del Distrito Federal, Secretario de Desarrollo Social y Secretario de Gobierno de la CDMX.