Las operaciones de narcomenudeo en la Ciudad de México están llegado a dimensiones nunca antes vistas y han penetrado todo tipo de espacios públicos y privados, y la Máxima Casa de Estudios del país no es la excepción.

La balacera ocurrida al interior de la UNAM por el control de una apetecible zona de venta de drogas, que deja un saldo de dos personas muertas, es una llamada de atención de cómo ésta lucha no respeta fronteras.

Esta es una muestra gratuita, para acceder al contenido completo suscríbete aquí.

Si ya tienes una cuenta inicia sesión para continuar leyendo
Artículo anteriorEmpeora México en el ranking de corrupción
Artículo siguienteDescubren trampas en el Poder Judicial Federal
Es una revista de publicación mensual, de circulación nacional, con más de 14 años de presencia en el mercado. Nuestro objetivo, es difundir con veracidad y claridad la información más actualizada del ámbito jurídico, judicial y legislativo, para que, con un debate vanguardista y plural, podamos contribuir a la consolidación de nuestro Estado de Derecho y de un país democrático.

Compártenos tus comentarios