Luego de casi 4 años de estar detenida acusada de delincuencia organizada y lavado de dinero, la poderosa líder sindical, salió de prisión con la modalidad de arraigo domiciliario. Finalmente la PGR se desistió de apelar el fallo de un tribunal que le autorizó seguir el proceso en su contra bajo arresto domiciliario, con base en su edad.

En plena época electoral, más que una procedente medida procesal, lo que muchos leen en esta acción, es una tregua con el gobierno federal y el PRI, para lograr la suma del partido que fundó con los maestros, al partido del Presidente EPN.

No debe extrañar que horas antes del retorno de la maestra a su lujoso departamento en Polanco, el partido que fundó (Alianza Social), se aliara con el tricolor. Lo cierto es que Elba Esther Gordillo dejó de ser una amenaza para el gobierno, pues la reforma educativa -a la que se opuso desde un principio- y que la distanciara de Los Pinos, comienza a madurar. Pocos se acuerdan del presunto desvío que hizo de las arcas del SNTE, por más de 2 mil millones de pesos, para gastos personales y la compra de inmuebles.