El Magistrado Presidente Armando Hernández y la Magistrada Martha Leticia Mercado atestiguaron la entrega de preseas a la Ministra Margarita Beatriz Luna Ramos y a los Doctores José de Jesús Orozco y Jorge Fernández Ruíz.

La justicia abierta electoral requiere que los tribunales electorales locales y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), tomen un papel activo en la transparencia en sus tres vertientes, se fortalezca la rendición de cuentas utilizando un lenguaje accesible y, por último, fomente la participación ciudadana.

El pasado 16 de noviembre, en el Instituto Mora, se llevó a cabo el Congreso Nacional Desafíos Electorales en México, convocado por el recién creado Consejo Nacional Ejecutivo de Derecho Electoral, presidido por el Magistrado electoral de Michoacán José René Olivos Campos. En dicho evento presenciamos la entrega de la Presea “José María Morelos y Pavón” a tres destacados personajes del ámbito jurisdiccional, electoral y académico: la Ministra Margarita Beatriz Luna Ramos, el Doctor Jorge Fernández Ruíz, y el Doctor José de Jesús Orozco Henríquez, a quienes aprovecho este medio para expresar mi reconocimiento y admiración.

En dicho Congreso tuve la oportunidad de exponer y abordar el tema de justicia abierta, específicamente en su aplicación en los tribunales electorales mexicanos, tanto el federal como los locales. Ésta surge a partir del concepto de gobierno abierto, el cual implica un nuevo modelo que tiene como objetivo fortalecer la relación entre los representantes y los representados.

El concepto de justicia abierta tiene como objetivo lograr un vínculo colaborativo entre los órganos impartidores de justicia y la ciudadanía. Para implementarlo, se debe de partir de tres ejes estratégicos: a) la transparencia, b) la rendición de cuentas y c) la participación ciudadana. La justicia abierta en materia electoral se refiere, entonces, a la implementación de dichos ejes en la función judicial electoral, es decir, en el caso de México, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (tepjf) y los tribunales locales de cada entidad federativa.

Empezando por el eje de transparencia, resulta necesario que los tribunales electorales, a su vez, la implementemos desde tres vertientes: a) la activa, b) la pasiva y c) la colaborativa. Por transparencia activa nos referimos a la obligación establecida en la norma de publicar la información de carácter público, permitiendo que ésta sea fácilmente localizable para la ciudadanía.

Respecto de la vertiente pasiva de la transparencia, las autoridades estamos obligadas a proporcionar la información específica que la ciudadanía solicite. Por último, en el aspecto colaborativo de la transparencia, resulta necesario que proporcionemos la información en formatos que puedan ser utilizados por la ciudadanía para generar nueva información, o bien para efectos de la investigación. Un ejemplo es cuando se proporciona en formato Excel, los resultados que se obtuvieron de una elección, para que así la ciudadanía pueda a su vez realizar sus propios análisis.

Ahora bien, respecto de la rendición de cuentas, la justicia electoral debe reconocer la necesidad de crear un nuevo modelo que se utilice en todo momento y no sólo en época electoral. Esto permitirá que la ciudadanía tenga claro que la labor de los tribunales locales no se limita a la solución de controversias derivadas de los procesos electorales, sino también de los diferentes procesos democráticos como son los de participación ciudadana en muchas entidades federativas.

Para realmente lograr un modelo de justicia abierta, resulta necesario que en la rendición de cuentas se haga uso de un lenguaje cotidiano, principalmente en cuestiones tan importantes como la difusión del contenido de estadísticas judiciales, y trasladar este lenguaje a la redacción de las sentencias.

Es preciso que, en esta labor, los tribunales electorales eviten los tecnicismos jurídico-electorales que pueden resultar inaccesibles, incluso para especialistas de otras materias. Se requiere traducir el metalenguaje jurídico-electoral a un lenguaje entendible para la ciudadanía, con esta acción se tendría además el beneficio de que la labor jurisdiccional electoral sea conocida. Una vez que se logre el respectivo entendimiento, es necesario publicitar el sentido de las sentencias en las redes sociales, con el uso de infografías y videos cortos para tener el éxito en su difusión general.

Por último, respecto del eje de participación ciudadana, es importante que las autoridades electorales asumamos un carácter proactivo, es decir, no esperar inmóviles a que tengamos requisiciones de la ciudadanía, sino por el contrario, debemos fomentar e involucrar a la sociedad en las diferentes etapas de los procesos electorales.

Se debe abordar de forma activa el fomento de la participación ciudadana, tal como lo dispone Código de Instituciones y Procedimientos Electorales de la Ciudad de México en su artículo 176, fracción IV. También es importante introducir un modelo colaborativo entre las propias instituciones electorales, esto es, tejer y fortalecer la relación entre los tribunales electorales locales, así como con otras autoridades en materia electoral. Este proceso debe extenderse a su vez entre los órganos constitucionales autónomos. Por ejemplo, en la Ciudad de México contamos con una red de órganos autónomos de la Ciudad.

Es síntesis, la justicia abierta electoral requiere que los tribunales electorales locales y el TEPJDF tomen un papel activo en la transparencia en sus tres vertientes, se fortalezca la rendición de cuentas utilizando un lenguaje accesible y por último, fomentemos la participación ciudadana. Sin duda, el tema de justicia abierta y los que fueron abordados en el Congreso organizado por el Consejo Nacional Ejecutivo de Derecho Electoral, serán de gran importancia en el proceso electoral que ya dio inicio.

Compártenos tus comentarios